Press Release Latin America and the Caribbean World

Un nuevo informe propone relanzar la Unasur ahora que Lula parece estar a punto de volver a la presidencia de Brasil


10/18/2022 4:14pm

Contact: Dan Beeton, Mail_Outline

Washington, DC – Un nuevo informe propone el relanzamiento de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) ahora que gobiernos comprometidos con la causa de la integración latinoamericana han vuelto al poder en varios países de Suramérica. El informe, elaborado por Guillaume Long, analista principal de CEPR y ex ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, y la jurista y experta en integración regional Natasha Suñé, sostiene que el relanzamiento de la Unasur es necesario para avanzar en la integración económica y política regional, así como para afianzar un “no alineamiento actualizado”.

Si el candidato Luiz Inácio Lula da Silva gana las próximas elecciones, el relanzamiento de Unasur podría ser una realidad en el corto plazo. El regionalismo suramericano ha sido un proyecto geopolítico brasileño de larga data del que la presidencia de Jair Bolsonaro se apartó radicalmente. Lula se ha pronunciado recientemente a favor de revivir la Unasur y su asesor de política exterior y ex ministro de Relaciones Exteriores, Celso Amorim, ha confirmado que un gobierno de Lula buscaría regresar a la Unasur. 

El informe –disponible en su totalidad en español, con un resumen ejecutivo en inglés, español y portugués– examina la legalidad de las denuncias del Tratado Constitutivo de la Unasur entre 2018 y 2020, y encuentra que algunos gobiernos denunciaron el tratado sin cumplir con su derecho interno y que otros gobiernos no lograron completar el proceso de denuncia. Del mismo modo, Long y Suñé concluyen que no fueron cumplidos los mecanismos previstos por el propio Tratado Constitutivo ante situaciones de falta de acuerdo o conflicto.

Como corolario, el informe señala que mientras al menos dos países permanezcan en la organización, como de hecho ha ocurrido, la Unasur sigue existiendo jurídicamente. Ante la ilegalidad de varias denuncias, y el no haber agotado los mecanismos preestablecidos para el diálogo y solución de controversias, sería factible que varios países se reincorporen a la Unasur.

Long y Suñé argumentan que la Unasur es un organismo regional de singular importancia. Mientras que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) se formó como alternativa a una Organización de Estados Americanos (OEA) dominada por Estados Unidos, la Unasur “puede avanzar más rápidamente hacia la integración física y normativa, es decir, hacia una verdadera gobernanza regional, con menos Estados miembros, mayores niveles de autonomía y de homogeneidad estructural productiva incluso, a pesar de las grandes asimetrías que perduran en América del Sur y que la integración suramericana debe afrontar mediante políticas comunes.” Además, sugieren, “la Unasur y la CELAC son simbióticas, no mutuamente excluyentes. Una Unasur fuerte será siempre el mayor activo de la CELAC: una base de apoyo comprometida con la relevancia, el liderazgo y el éxito de la CELAC.”

Los autores del informe también instan a los gobiernos a aprender del pasado y hacer reformas para asegurar la sostenibilidad de la Unasur: “Una nueva Unasur requerirá sin duda de importantes cambios en su normativa y funcionamiento. Se requiere una Unasur más sostenible, eficaz y resiliente, capaz de sobrellevar los vaivenes ideológicos que han caracterizado la historia política del continente y de garantizar la continuidad de la integración a largo plazo.”

En especial, Long y Suñé proponen cambios normativos en los procesos de toma de decisión, en la selección y designación del secretario general, entre otros, tendientes a fortalecer la institucionalidad, teniendo en cuenta la memoria institucional, y corregir otras vulnerabilidades derivadas de la anterior gobernanza de la Unasur.

Long y Suñé reconocen que el resurgimiento de los gobiernos de izquierda en toda América del Sur representa una oportunidad para el relanzamiento de la Unasur, pero sostienen que los objetivos de integración regional deben trascender la polarización izquierda/derecha: “Este anhelo de integración suramericana que antecede a la ola de gobiernos progresistas pero que fue profundizada como nunca antes por estos últimos, puede y debe convertirse en políticas de Estado que trascienden los vaivenes políticos de la región”. Aseveran asimismo que es fundamental retomar “la agenda de la convergencia entre la Comunidad Andina (CAN), el Mercado Común del Sur (Mercosur) y otros organismos regionales”.

“Frente a un sistema internacional marcado de nuevo por las rivalidades entre las grandes potencias, en especial entre Estados Unidos y China, y de cara a los grandes retos del siglo XXI, la apuesta del Sur global debe ser la consolidación de bloques regionales que tiendan hacia una mayor autonomía estratégica y un no alineamiento renovado y actualizado. Solo una mayor articulación de las voluntades nacionales puede configurar un bloque suramericano capaz de tener algún peso a nivel multilateral y global y conseguir que sus demandas sean atendidas”, escriben Long y Suñé. Una Unasur revitalizada también podría impulsar una mayor diversificación económica, un proceso de transformación productiva que se aleje de la excesiva dependencia de Suramérica de las materias primas y resultase, por tanto, en una mayor autonomía regional.

La Comunidad Sudamericana de Naciones se creó en 2004 y pasó a llamarse Unasur en 2007. En mayo de 2008, los presidentes de América del Sur se reunieron en la Cumbre de Brasilia y firmaron el Tratado Constitutivo de la Unasur. Entre 2009 y 2011, los poderes legislativos de cada uno de los 12 países suramericanos internalizaron el tratado.

Antes de la publicación de este informe, Long ha escrito artículos de opinión que han sido publicados por Folha de São Paulo en Brasil (el periódico de mayor circulación en América Latina), InfoBae en Argentina, Revista RAYA en Colombia, y otras publicaciones para señalar el carácter estratégico que revierte para la región el relanzamiento de la Unasur.

###

Support Cepr

If you value CEPR's work, support us by making a financial contribution.

Donate