Jamaica

Jamaica

CEPR has been examining the Jamaican economy, and the role of the IMF in Jamaica, since the early 2010s.

Op-Ed/Commentary

Globalization and TradeHondurasJamaicaLatin America and the CaribbeanWorld A CEPR Primer on Obama’s Trip to Jamaica and Panama
From April 8-11, President Obama will make his first trip south of the U.S. border since February of 2014.  On April 9, he will be in Kingston, Jamaica for meetings with Prime Minister Portia Simpson-Miller and the leaders of the Caribbean Community (CARICOM), an organization made up of 15 Caribbean governments.  Then on April 10 and 11, he will be in Panama City where he’ll participate in the seventh Summit of the Americas alongside the leaders of every independent government in the hemisphere including – for the first time – the Republic of Cuba.    As we had predicted, the last Summit of the Americas that took place in Cartagena, Colombia in April of 2012 was a stormy affair for Obama, with many Latin American leaders objecting to the U.S.’ refusal to allow Cuba’s participation in the summit and criticizing the U.S. “War on Drugs” (not to mention that little scandal involving Secret Service agents and local prostitutes).  Following Obama’s efforts to begin the normalization of relations with Cuba and the lifting of his veto on Raul Castro’s participation in the Panama summit, many expect the U.S. president to receive a warmer welcome this time around.  But dark clouds have gathered again following the White House’s executive order declaring Venezuela an “extraordinary national security threat” and slapping senior Venezuelan officials with sanctions.  On April 7, two senior White House officials, Ricardo Zúñiga – National Security Council Senior Director for Western Hemisphere Affairs – and Ben Rhodes – Deputy National Security Advisor for Strategic Communications – provided the press with a briefing on Obama’s trip to Kingston and Panama City.  As a service to our readers, CEPR has the pleasure of offering its own background briefing on some of the key issues that are sure to come up during Obama’s trip, with a few choice contributions from the aforementioned White House briefing. Let’s start with Jamaica.  On April 9, President Obama will, in the words of Zúñiga, “have an opportunity to speak to Prime Minister Miller about (…) our strong support for Jamaica's work to deal with a debt crisis, with a fiscal crisis, and its strong performance in the last two years in working with the IMF and World Bank and others to address that, in support of the prosperity and security of her citizens.”

CEPR / April 08, 2015

CEPR has been examining the Jamaican economy, and the role of the IMF in Jamaica, since the early 2010s.

Op-Ed/Commentary

JamaicaAmérica Latina y el CaribeEl Mundo La jamaicanización de la eurozona
Mark WeisbrotThe Guardian Unlimited, 18 de mayo, 2012En Inglés Jamaica, isla y nación caribeña de lengua inglesa, con una población de 2,9 millones de personas, puede parecer estar a varios mundos de distancia de Europa. La renta per cápita del país, de 9.000 dólares, lo sitúa en el puesto 88 de todo el mundo, comparado con los países de la eurozona, que son tres o cuatro veces más ricos. Pero se enfrentan a un problema común, y aunque no es probable que los países de la eurozona lleguen a ser tan pobre como lo es hoy Jamaica, podrían fácilmente – de seguir avanzando en esa dirección – remedar la sombría ejecutoria económica que ha sufrido Jamaica en los últimos 20 años. Jamaica tiene la mayor carga de deuda pública del mundo: el pago de los intereses de la deuda del Estado se cifra en un 10% de la renta nacional del país. (En comparación, Grecia, – que tiene la peor carga de deuda de Europa – está pagando el 6,8% del PIB en intereses). Eso deja poco espacio para la inversión pública en infraestructuras, o para la mejora de la educación y la salud. Como resultado en parte de esta trampa de la deuda, la renta por persona de Jamaica ha crecido tan sólo en un 0,7% anual en los últimos 20 años. Hace dos años, Jamaica llegó a un acuerdo con sus acreedores, en el que medió el FMI, que restructuraba su deuda. Se rebajó el pago de los intereses, y se impulsaron algunos pagos del principal. Pero el gravamen de la deuda seguía siendo insostenible. Según las actuales proyecciones del FMI, la deuda de Jamaica llegará al 153% del PIB en sólo tres años. ¿Les suena familiar? Es lo que le sucedió a Grecia hace sólo cuatro meses. El gobierno griego alcanzó un acuerdo con las autoridades europeas (la troika del Banco Central Europeo o BCE, la Comisión Europea y el FMI) que reducía su deuda. Al contrario que en Jamaica, los inversores privados en cuyas manos está la deuda griega aceptaron un "corte de pelo", perdiendo en torno a la mitad del principal. Pero todo esto no bastaba. Antes de haberse secado la tinta del acuerdo, la estimación del FMI de que avanzase un "escenario pesimista" mostró que la deuda griega alcanzaría más del 160% del PIB para 2020. Puesto que las proyecciones del FMI respecto a Grecia se han demostrado excesivamente optimistas, y con Europa deslizándose aun más en la recesión, el escenario pesimista es el más probable. Esto significa que aun cuando los griegos terminen eligiendo a un gobierno que acepte el acuerdo – de ningún modo garantizado – es probable que su economía se arrastre de una crisis a la siguiente hasta que se produzca otra restructuración o una caótica suspensión de pagos. Lo mismo en Grecia que en Jamaica, el problema no es sólo la deuda misma; el problema es aun más las medidas políticas que los acreedores exigen que acompañen a nuevos préstamos. En Grecia, esto llega al extremo: la troika insistió en que Grecia recortara el 8,6% del PIB de su déficit fiscal en los dos últimos años, el equivalente de que los Estados Unidos eliminaran todo su déficit presupuestario de 1,3 billones de dólares. Naturalmente, la economía cayó en picado. También en Jamaica, el FMI añadió durante la crisis económica de 2008-2009 condiciones que empeoraron el descenso del país. El problema de Europa con esas dañinas políticas anejas a los préstamos oficiales no se limita a Grecia. Un titular reciente de Dow Jones refleja la triste historia de Portugal en una frase:   "UE: Portugal precisará de mayor austeridad para cumplir los objetivos de déficit." Sí, la Comisión Europea quiere que Portugal realice mayores recortes presupuestarios, debido a que los ya realizados han contraído tanto la economía que no bastarán para el objetivo del ratio déficit-PIB. La contracción prevista de la economía para este año se encuentra en un doloroso 3,3% y el desempleo oficial ha aumentado de un 12,9% el año pasado a un 15,3% en éste. Irlanda se encuentra en recesión, sin embargo, también se ha comprometido a disciplinar enormemente su presupuesto. España todavía no ha tenido que solicitar préstamos de la troika, pero ha seguido las mismas medidas políticas. Con la mitad de sus jóvenes consumiéndose en el paro, el disciplinamiento fiscal de España – de acuerdo a las proyecciones del gobierno – le quitará un 2,6% a su crecimiento económico este año. Por supuesto, hay muchas diferencias importantes entre la situación de los países de la eurozona y Jamaica, así como entre los países mismos de la eurozona. Jamaica necesita que cancelen su deuda; algunos países de la zona euro con problemas – por ejemplo, España – tendrían una carga de la deuda sostenible simplemente con que el BCE interviniera en el mercado de bonos soberanos y garantizase una baja tasa de interés sobre sus bonos. Y el BCE, como emisor de una divisa fuerte en una zona monetaria sin grave amenaza inflacionaria, dispone de mucho margen de maniobra para hacer lo que sea preciso con el fin de asegurarse de que la totalidad de los países de la eurozona tengan costes de préstamos bajos y, por tanto, una deuda sostenible. Pero el BCE se ha negado a hacer uso de sus poderes para poner fin a la crisis de la deuda soberana, prefiriendo en cambio – mano a mano con el resto de la troika – explotarla con el fin de forzar cambios políticos impopulares en los países de la eurozona, sobre todo en los más débiles. Al actuar de este modo, está condenando a estos países al estancamiento de elevado desempleo y lento crecimiento que ha sufrido Jamaica en las últimas dos décadas. Aunque los costes humanos sean mucho mayores en un país en vías de desarrollo como Jamaica, aun así esto entraña una ingente cantidad de innecesario sufrimiento a ambos lados del Atlántico. Mark Weisbrot es codirector del Center for Economic and Policy Research (CEPR), en Washington, D.C. Obtuvo un doctorado en economía por la Universidad de Michigan. Es también presidente de la organización Just Foreign Policy. Traducción para www.sinpermiso.info: Lucas Antón

Mark Weisbrot / 22 Mayo 2012

Keep up with our latest news

Suscríbase a las últimas noticias

Expertos en Jamaica Jamaica Experts

To book an expert on this topic, contact our media team.